Blog

TODO PREPARADO

La experiencia como padre de dos hijas me hace recomendar efusivamente la preparación de todo aquello que sabemos de antemano que va a ser necesario.

Más allá del estilo de crianza que cada familia elija o prefiera, hay necesidades del bebé que van a ser siempre necesarias y que la madre y el padre van a tener que procurar para el buen desarrollo de su hijo o hija. Me refiero a cuestiones como la alimentación, el abrigo, la higiene, el descanso y la estimulación que cualquier bebé del mundo necesita para sentirse a gusto y por lo tanto desarrollarse saludablemente.

Así pues, será importante haber adquirido de un modo u otro (prestado de familiares o amigos, comprado como artículo nuevo o comprado de segunda mano) todo lo materialmete necesario antes que nazca el bebé. De igual manera también será básico haber habilitado los espacios de la casa donde el bebé vivirá momentos íntimos como el baño, el cambio de ropa y de pañal, alimentarse y dormir. Dichos espacios deben ser comfortables y merecen ser tenidos en cuenta para evitar contratiempos en el momento en que el bebé los requiera.

De este modo, cualquier familia va a necesitar una serie de complementos, utensilios y/u objetos que voy a enumerar a continuación:

ORDEN EN CASA PARA EL DÍA A DÍA

La llegada de un bebé supone siempre muchísimos cambios a nivel de hábitos, rutinas individuales y de pareja, espacios, utensilios, prioridades, vida de pareja, horas de descanso y orden.

Así pues, en este artículo voy a centrarme en el mantenimiento del orden en casa ante el cambio en la familia.

Según el diccionario el orden al que me refiero se define de las siguientes maneras:

«Colocación de las cosas en el lugar que les corresponde«

«Concierto, buena disposición de las cosas entre si»

Lo que me gusta de estas dos definiciones es que no indican como hay que ordenar, ya que hay tantos tipos de orden como tipos de personas o familias en el mundo.

Está claro que cada pareja o familia se encuentra bien con un tipo de orden en su propia casa, de manera que el reto será seguir con ese orden que nos ha hecho felices hasta entonces. De este modo, la llegada de nuestr@ hij@ traerá consigo todos los cambions nombrados en el primer párrafo, con los cuales deberemos convivir procurando mantener el orden de los objetos y espacios de nuestra casa.

Asumiendo las distintas prioridades de cada familia en lo referente al orden en su casa, está claro que cualquier ser humano estará de acuerdo en que el orden incluye las ideas básicas de las definiciones anteriores:

CADA OBJETO TIENE UN LUGAR

TODOS LOS OBJETOS TIENEN RELACIÓN ENTRE SI

Así pues, asumiendo estas dos afirmaciones como cuestiones innatas a la idea de orden, os voy a dar el principal consejo que a nosotros siempre nos ha funcionado a pesar de todos los cambios y adaptaciones conllevados con el nacimiento de una primera hija y una segunda dos años y medio después.

Controlar todo aquello que se puede tener controlado

Así de entrada parece una obviedad, y en verdad lo es. Aunque teniendo en cuenta que las horas de sueño de mamá y papá van a disminuir, que el bebé provocará cambios extras de ropa y sábanas (vómitos, pipis y cacas mal dirigidos, etc), que habrá que poner más lavadoras, limpiar más utensilios de uso exclusivo del bebé, atender al bebé cuando tenga hambre o haya que acompañarlo para que concilie el sueño, y un largo etcétera que iréis descubriendo; el consejo de más arriba toma relevancia y será importante aplicarlo diariamente para no sumirse en un desorden que nos conduzca al caos logístico, del cual puede resultar difícil salir.

Tener controlado todo lo que se pueda controlar significa que aquellas cuestiones que dependen al cien por cien de nostr@s hay que tenerlas controladas, así ante los mil imprevistos que aparecerán podremos disponer de aquello que necesitemos inmediatamente para solucionarlo. Para que se me entienda mejor haré una lista de lo que principalmente y en primer lugar debemos tener ordenado (independientemente de los imprevistos) para minimizar el desorden al que nos veremos expuestos diariamente:

CAMBIADOR

  • Cambiador del bebé siempre a punto para cambiar al bebé en cualquier momento del día. Que en él nunca falten pañales limpios, toallitas, protector para el colchón del cambiador (toalla o protecor absorbente) el neceser y un termómetro.
  • Ropa del bebé al lado del cambiador, de modo que no debamos trasladarnos de un lugar a otro de la casa.
  • Cesto para la ropa sucia del bebé al lado del cambiador. Así la separamos de la ropa sucia de mamá y papá y tenemos perfectamentec controlada la ropa de nuestr@ hij@.
  • Recipiente para tirar los pañales sucios situado al lado del cambiador también. Evitando pasear pañales sucios por la casa o peor aún dejándolo temporalmente en un sitio hasta poderlo tirar más tarde.
  • Disponer en el cambiador del neceser. Así cada vez que esté allí podremos peinarle sin problemas y cortarle las uñas si es necesario.
  • Tener siempre un termómetro en el cambiador por si alguna vez nuestr@ hij@ enferma y debemos comprobar su temperatura.

COCINA

  • Si el bebé toma biberón asegurarse de que por la noche todos los biberones y tetinas quedan limpios y se pueda disponer de ellos a partir de la mañana siguiente, sin tener la necesidad de lavar utensilios a lo largo del día.

ESPACIO DEDICAO A LA ALIMENTACIÓN DEL BEBÉ

  • Ya sea en el comedor, en la propia habitación o en la habitación del bebé, será recomendable tener uno o varios lugares predeterminados donde alimentar al bebé. Dichos espacios deben ser tranquilos, con fácil posibilidad de crear semi-oscuridad y cómodos para mamá y/o papá (dependiendo de quien alimente al bebé). Dicho esto, lo ideal sería disponer de un sofá o sillón donde mamá o papá puedan sentirse cómodos y poder acunar com comodidad al pequeño.
  • Aconsejo un detalle que no por pequeño deja de ayudar, no es otro que el uso del cojín de lactancia. Dicho cojín proporciona comodidad tanto al bebé como a la persona que lo alimenta. Hay que pensar que los bebés hacen tomas largas de leche y que por tanto la comodidad de ambas personas es importante para facilitar que ese momento sea tranquilo y agradable para ambos. El cojín de lactancia es largo, tiene una consistencia parecida a la de un colchón y es muy moldeable, de modo que resulta una camita ideal para el bebé y un desahogo para la madre o el padre ya que evita sostener al bebé con el mismo brazo los minutos que dure la toma (y quien sabe si tanbién el rato que tarde en dormirse). Cabe añadir que el cojín de lactancia ayuda a descansar mejor a la madre durante el embarazo, sobretodo cuando la barriga está ya grande y pesada. En este link muestro como puede usarse el cojín de lactancia para dormir durante el embarazo. *
  • Hay un elemento que puede parecer insignificante, pero creedme que vale la pena tenerlo en cuenta. Se trata de tener un cestito al lado del sofá o sillón donde se alimente al bebé preparado para dejar los baberos sucios (básicamente de babas, regurguitaciones o leche) allí. Por lo tanto invito a aprovechar el momento de la toma para cambiar el babero si es necesario.

COMEDOR

  • Para poder comer tranquilos y en familia cuando el bebé es muy pequeño recomiento efusivamente una silla evolutiva * que incluye un cuco ideal para la edad más temprana de los hijos. Obviamente el cuco tiene una sujeción que garantiza la seguridad del bebé (no hace falta sufrir ni estar pendientes de si el bebé cae o no cae de la silla). Lo que me gusta de esta opción es que el bebé queda a una altura parecida a la nuestra, que siempre hemos podido comer y cenar todos juntos y que el bebñe desde bien pequeño se ha percatado de la que se hace a la hora de comer y nuestro estado de ánimo al hacerlo. En resumidas cuentas me gusta esta opción porque facilita y normaliza la convivencia familiar de todos en momentos en que el diálogo y explicarse el día es una agradable costumbre, en la cual introducimos a nuestro querido bebé si los padres le dan esa oportunidad.

LUGAR DE DESCANSO DEL BEBÉ DURANTE EL DÍA

  • En este caso recomendaría que el bebé duerma en un lugar cercano a donde están los padres, y que si no es posible o se prefiere que duerma en su habitación desde pequeño se utilice una cámara para poder escuchar y ver al bebé en caso de que haga algún sonido, se despierte o reclame nuestra atención. Después de este consejo genérico, voy a plantear varias opciones según se prefiera el colecho o se pretenda que el niño o niña aprenda a dormir solo/a desde bebé.
    • COLECHO
      • Las familias partidarias del colecho valoran que el hijo se duerma en contacto físico con la madre y/o el padre y pasar toda la noche en la misma cama (mamá, papá y el o los hijos). Así pues, en lo que respecta al sueño diurno del bebé cada familia actuará de un modo u otro según su criterio y según las necesidades familiares que coincidan con el momento de dormir del bebé. En cualquier caso la tendencia natural de las madres y padres que se decantan por el colecho es procurar que el bebé haga la siesta en contacto físico con uno de los dos. Y solamente en el caso que haya algo imprescindible a hacer en casa (ya sea sobre logística familiar o simplemente cubrir las necesidades fisiológicas de mamá o papá) intentarán dejar al bebé acomodado en el cojín de lactancia.
      • Así pues, creo que el mejor lugar para ayudar al bebé a dormirse y acompañarlo durante el descanso es el comedor ya que suele ser la zona central de la casa y así no se pierde la comunicación con la otra parte de la pareja. Aunque en el caso que la madre o el padre tengan que recuperar horas de sueño perdidas y necesiten echarse también una siesta, aconsejo que la siesta tenga lugar en la habitación y en la cama en la que toda la familia duerme durante la noche, de modo que tanto el bebé como la persona adulta puedan recposar en silencio y sin verse afectados por ningún ruido que les pueda desvelar.

  • DORMIR SOLO
    • Las familias partidarias de que los hijos aprendan a dormir solos desde bien pequeños tendrán siempre el objetivo de dejar al bebé durmiendo sin acompañamiento de un adulto en algún lugar que identifique como el lugar de descanso. Estos lugares de descanso suelen ser dos:
    • La cuna de la habitación del bebé, donde debería haber una cámara de vigilancia por si el bebé nos reclama y no le oímos desde el sitio de la casa en el que estemos.
    • La cunita transportable para que duerma sus siestas solo o sola y tenerlo más o menos cerca para oírlo si le pasa algo. Estas cunas tienen ruedecitas y se puede transportar fácilmente de un lugar al otro de la casa.
    • En cualquiera de los dos casos aconsejo que el bebé tenga algún peluche para que así lo identifique con el momento de ir a dormir.

BAÑO

  • Normalmente el baño del bebé tiene lugar en el lugar en el que está la ducha o bañera de la casa, o sea ek baño o lavabo.
  • Si este es el caso será necesario tener todo lo necesario disponible para colocarlo de manera cómoda, sencilla y efectiva antes del baño del bebé. Tan sencillo como tener en un rincón de la ducha o bañera, estantería de baño o cesto el jabón, la esponja y la bañera.
  • Después está el asunto del termómetro de agua que permite saber la temperatura exacta de agua. Mi experiencia al respecto ha sido bipolar ya que con la primera hija calculábamos la temperatura del agua hasta que fuese la adecuada, para entonces bañarla. Así nos fue bien la verdad. Aunque debo decir que nos fue mejor con el método usado con la segunda hija. En ese momento íbamos más ajetreados ya que éramos padres de dos y había menos tiempo para la logística familiar y la vida doméstica. Dicho lo cual bañamos a nuestra segunda hija sin termómetro, calculando la temperatura a la vieja usanza, o sea metiendo la mano en el agua de la bañera de la niña para ir regulándola hasta dejara a la temperatua que considerábamos adecuada. De este modo ni aconsejo ni dejo de aconsejar el termómetro de agua, cada cual que haga lo que le haga sentir mejor (¡o lo que tenga tiempo de hacer!)

MOMENTOS DEL DÍA EN LOS QUE DEJAR BIEN LISTOS LOS ESPACIOS QUE ACABO DE EXPLICAR

Para mí hay varios momentos básicos:

  1. Mientras el bebé duerme durante el día: si se consigue que el bebe duerma solo es un buen momento para hacer la faena necesaria para no tener tareas pendientes mientras nuestra hija esté despierta y debamos atenderla. El problema surge cuando estamos solos o solas con el bebé y necesitamos dormir también un rato para recuperar fuerzas, en esos momentos de dilema yo aconsejo descansar y encontrar otro momento para la vida doméstica.
  2. Muy pronto por la mañana: hay personas que rinden más recién levantadas (es mi caso) y pueden usar este momento del día para dejarlo todo listo. Es un momento en el que no hay interrupciones porque todo el mundo en casa duerme y porque en principio es el momento del día en que una persona está más lúcida, ya que hemos descansado y recuperado energías (o al menos parte de ellas).
  3. Cuando a pareja llega a casa: suele ser un momento gratificante si llevamos muchas horas a solas con nuestro hijo, porque por mucho que lo lleguemos a querer y por mucho que nos guste estar con él llega un momento en que agradecemos hablar con otra persona adulta y descargar la responsabilidad de cuidar del pequeño durante un rato. Además, la persona que llega a casa suele venir con muchas ganas de estar con la niña, de modo que se puede aprovechar este momento para hacer otras cosas (o sea asegurar que todos los utensilios y espacios están bien organizados) mientras papá o mamá atiende al bebé. Y si por el motivo que fuese en ese momento la persona que estaba en casa no puede separarse del pequeño hay que saber pedir al o a la recién llegado/a que ordene lo necesario en casa.
  4. Por la noche cuando el bebé ya duerme: contrariamente a mi caso, hay persona que son nocturnas y que por lo tanto rinden más por la noche. Aunque no sea un momento muy productivo en mi caso, lo valoro como un buen momento porque al igual que muy pronto por la mañana toda la familia duerme y no hay interrupciones, lo cual facilita la situación.
  5. Cuando el bebé está comiendo: si estamos los dos en casa es muy buen momento para ordenar, pero si está uno solo resulta claramente imposible.

VIDA DE PAREJA

Tener un hijo en común con la persona que quieres es una de las sensaciones más intensas y bonitas que cualquier persona puede vivir. Así pues, en este post explicaré aquellos aspectos que fortalecen la vida de pareja y aquellas que pueden suponer dificultades en dicha relación.

FORTALEZAS

  • COMPARTIR ALGO TAN VALIOSO Y QUERIDO REQUIERE ESTAR UNIDOS PARA SALIR ADELANTE: desde mi punto de vista la relación de pareja se fortalece debido a la necesidad de cooperar y al hecho de compartir muchos momentos, de entre los cuales habrá momentos de mucha calidad humana que alimentarán el calor familiar tan bello y necesario en esta etapa de la vida.
  • POTENCIA Y AUMENTA LA CONFIANZA EN TU PAREJA: en mi caso, compartir al ser más querido con Laura ha supuesto entre otras cosas un acto de confianza hacia ella y viceversa. Estaremos de acuerdo en que para decidir tener un hijo con alguien tienes que confiar plenamente en dicha persona. Así que esa confianza tiene que estar siempre en primer lugar una vez nace nuestro hijo para poder gestionar todas las muchas decisiones que se tomarán cada día y para sobretodo entender el como quiere uno mismo y la pareja hacer las cosas en lo que respecta al cuidado y atención dada al pequeño de la casa.
  • AUMENTA EL SENTIMIENTO DE FAMILIA: es otra sensación maravillos sentir que has fundado una nueva familia y saber que tú eres responsable de ella juntamente a tu pareja. De repente tenéis entre manos lo más valioso que jamás habéis tenido, algo que va a dar más sentido aún a vuestras vidas y que os hace crecer en número. Tener un hijo hace despertar la necesidad de defender lo que has fundado y por lo que cada día das la energía que haga falta. En cualquier lugar (en tu propia casa, en la calle o en casa de la familia o amigos) te sientes orgullosa y orgulloso de ser madre o padre y de saber que ese maravilloso ser forma parte de vuestras vidas.

DIFICULTADES

  • CANSANCIO: es inevitable como mínimo los primeros meses. ¡Y como máximo ni lo cuento para no deprimir a nadie! Será una etapa en que vas a superar y a adaptarte a un nivel de cansancio conocido hasta ese momento, de modo que habrá menos energía vital disponible para dar a tu pareja. Sinceramente lo mejor que se puede hacer en este nuevo paradigma de energía vital es relajarse y disfrutar de los momentos que se tengan, procurando dejar de lado en «como era antes nuestra relación» ya que ha habido un cambio grande en la familia y la situación de pareja sin hijos ya no volverá jamás. Sé que suena dramático lo que cuento, pero prefiero ser realista a contaros el cuento de hadas que la publicidad y la sociedad nos vende. La relación de pareja se va a fortalecer por los motivos que he contado en el apartado anterior, pero será inevitable que la vida en pareja cambie al menos durante un tiempo.

SENTIMIENTO DE SER MADRE O PADRE

Tener un hijo con quien amas es una mezcla de potentes y primitivas emocionesque suelen dar como resultado un estado de enamoramiento hacia la vida en general.

Este amor a la vida tiene como origen el amor incondicional a tu hijo, el cual sobrepasa a cualquier sentimiento vivido anteriormente.

En mi caso, el momento mágico se produjo cuando la comadrona me entregó a mi hija Julia, la cual sostuve en mis brazos. Sus ojitos me miraban y yo le susurré que la quería y que la iba a cuidar toda mi vida. Su manita agarraba con fuerza mi dedo, y lo único que valía para mi era su bienestar. Sentir que era fruto del amor de nuestra relación me emocionaba y me hacía sentir muy afortunado.

La unión con un hijo el día de su nacimiento suele ser un potente imán activado desde el primer momento en que le ves la carita y lo meces en tus brazos. Es en ese preciso instante cuando todo tu ser se fusiona con la necesidad de cuidar, amar y proteger a tu hijo por encima de todas las cosas. Y es también en ese preciso instante cuando el eje de rotación de tu vida camia de lugar y asumes todo lo necesario para que el bebé y tu familia sean felices y disfruten de una vida digna, llena de amor, cariño y felicidad.

ELEJIMOS A UNA PAREJA Y NO A LA MADRE O PADRE DE NUESTROS HIJOS

Cuando te enamoras de la persona con quien en el futuro vas a tener una hija, te enamoras de lla o él como persona, no como madre o padre de tus propios hijos. De este modo, ser padres nos otorga un nuevo rol en la vida que hay que compartir cin tu pareja; y claro, al ser personas distintas no siempre va a resultar sencillo ir a la una o aceptar que la otra parte de la pareja actuará de un modo distinto al tuyo.

Confianza ante las distintas posturas al hacer y priorizar respecto al bebé.

COLECHO VS. DORMIR SOLO

SEXO DURANTE EL EMBARAZO

Sin ningún problema.

A la mujer le apetece mucho debido al alto nivel de irrigación en la vagina

DIVORCIOS DURANTE EL PRIMER AÑO DEL BEBÉ

Quien no conoce a alguna o algunas parejas que se han divorciado el primer año de vida de su bebé… Este hecho me resultaba sorprendente antes de ser padre, y una vez lo he sido lo he normalizado ya que tener un hijo en común pone a prueba a la pareja, y mucho.